Miércoles, 20 de Septiembre de 2017     |     Puebla.
Suscríbete




Notas recientes

Lozoya y los 10 millones de dólares de Odebrecht: ¿golpe mortal al PRI?

Excélsior   /   
 Lunes, Agosto 14, 2017

.

   

No bien había terminado la Asamblea Nacional del PRI el sábado, con saldos positivos para este partido, cuando, el domingo, apareció una investigación en Aristegui Noticias que, de ser verdad, podría ser un golpe mortal para el tricolor rumbo a las elecciones presidenciales de 2018. Una vez más estaríamos frente a otro caso escandaloso de corrupción del gobierno actual al más alto nivel.

Desde hace muchos meses sabíamos que la empresa brasileña Odebrecht había gastado diez millones de dólares en sobornos para conseguir contratos con Pemex. Esto como parte de las investigaciones que se estaban llevando a cabo en Brasil sobre las redes de corrupción de esta constructora no sólo en ese país, sino en varios de América Latina, el Caribe y África. La gran pregunta que quedaba en el aire es quiénes y cómo habían recibido los diez millones de dólares en México. La respuesta tardó pero, finalmente, el reconocido periodista Ignacio Rodríguez Reyna, junto con Alejandra Xanic, han tenido acceso a la investigación y, según tres testigos de la fiscalía brasileña, fue el mismísimo director general de Pemex, Emilio Lozoya Austin, quien recibió los sobornos.

Vale la pena leer la investigación llena de detalles sobre las transacciones que se llevaron a cabo (http://aristeguinoticias.com/1308/mexico/emilio-lozoya-es-quien-recibio-...). También vale la pena mencionar que, en un artículo aparte, Lozoya, a través de su abogado, niega haber recibido pago alguno (http://aristeguinoticias.com/1308/mexico/lozoya-me-jura-que-no-recibio-u...). Lo que es indudable es que las autoridades mexicanas, en cooperación con la fiscalía brasileña, deben investigar, porque se trata de una acusación muy seria.

Según la investigación de Rodríguez y XanicLozoya habría recibido dinero de la constructora brasileña en dos tiempos. Primero, durante la campaña del entonces candidato del PRI a la Presidencia, Enrique Peña, cuando Lozoya se desempeñaba como encargado de las relaciones internacionales: “cuatro millones 100 mil dólares entre abril y noviembre de 2012” como “una manera de asegurar los favores de quien se había colocado como una figura prominente en la campaña presidencial”. De ser verdad esta versión, ¿se canalizó dicho dinero de manera ilegal a la campaña de Peña? ¿Lo supo el coordinador de ésta, Luis Videgaray, jefe de Lozoya? ¿Se enteró el candidato?

Tanto el Instituto Nacional Electoral como la Fiscalía Especial para Delitos Electorales tienen que investigar el destino final de esos recursos para ver si no ocurrió lo mismo que en República Dominicana y Colombia, es decir, que Odebrecht habría financiado de manera ilegal una campaña política.

¿A cambio de qué? Pues de acceso privilegiado a jugosos contratos del sector público en caso de ganar. Peña ganó y nombró a Lozoya director general de Pemex. Fue entonces, según la investigación, que Odebrecht volvió a depositar más dinero. Hasta seis millones de dólares en cuentas que Lozoya proveyó en paraísos fiscales. Coincidentemente, la constructora brasileña “ganó” una de las licitaciones para remodelar la refinería de Tula. ¿Qué pasó con ese dinero depositado por los brasileños en las Islas Vírgenes y Liechtenstein? ¿Se los quedó Lozoya o se los repartió a otros funcionarios? La Secretaría de la Función Pública y la PGR deben investigar. El problema es que ambas instituciones dependen del Presidente, quien fue el que puso a Lozoya en Pemex. Quizá podría indagar la Auditoría Superior de la Cámara de Diputados. Lo que es indudable es que, por lo gordo de este asunto, el Congreso debería nombrar una comisión investigadora, tal y como ocurre en cualquier país democrático.

Pero, entre que son peras o manzanas, a partir de hoy, los diez millones de Odebrecht se convertirán en un tema de las campañas políticas rumbo a 2018. Con toda seguridad, la oposición lo utilizará como una muestra más de la corrupción durante este sexenio: una rayota más a un tigre tremendamente rayado. El golpe no sólo será para Lozoya sino, por extensión, para todos los priistas incluyendo al presidente Peña. Y si tomamos en cuenta que este gobierno es un desastre para enfrentar este tipo de escándalos, pues lo de Odebrecht será un mega golpe para el PRI. Quizá uno mortal.

http://www.excelsior.com.mx/opinion/leo-zuckermann/2017/08/14/1181482

   


Visitas:


Encuesta




Nación & Mundo