Jueves, 15 de Noviembre de 2018     |     Puebla.
Suscríbete




Notas recientes

Advierten que operativos del Ejército en Puebla contra huachicoleros provocan desplazamientos

Proceso   /   
 Domingo, Junio 11, 2017

   

La incidencia de tomas clandestinas detectadas en Puebla en el primer trimestre del año revela que los operativos del Ejército Mexicano y de la Policía estatal de Puebla en el llamado “Triángulo Rojo” sólo han logrado que las bandas de ladrones de combustible se muevan a otros municipios de la entidad.

De acuerdo con un estudio realizado por el Instituto para la Gestión, Administración y Vinculación Municipal (Igavim), con los operativos de combate al robo de combustibles, las tomas clandestinas detectadas en el estado se redujeron de 440 en el último cuatrimestre de 2016 a 402 en los primeros tres meses de este año, lo que representó una disminución del 10.69%.

Sin embargo, el observatorio ciudadano alertó que al mismo tiempo se detectó la operación de este tipo de bandas en otros municipios donde la ordeña de ductos de Pemex antes no era notoria.

Es el caso, mencionó, de los municipios de Jalpan y Huauchinango, ubicados en la Sierra Norte de Puebla, donde en el primer semestre de 2016 sólo se había detectado una toma clandestina, y este año esa cifra se disparó a 13 tomas, siete en el primero y seis en el segundo.

El organsimo ciudadano destaca también que mientras municipios como Palmar de Bravo, Esperanza, Acajete, San Matías Tlalancaleca y Tepeaca, sí registran una baja en la detección de tomas clandestinas, hay otros como Quecholac y Acatzingo donde se incrementaron en 362 y 175%.

“Luego entonces, la disminución del delito en algunas zonas no significa sinónimo de mejora; solo refleja un control momentáneo”, advirtió el Igavim.

“Los delitos buscan alternativas seccionales o regionales para recuperar la parte minimizada por lo que se dispersa y se va fortalecido si existen condiciones negativas económicas, jurídicas o sociales”, añadió.

 

De acuerdo con el organismo, los diagnósticos para combatir el robo de combustible no solo deben analizar al área operativa, sino también otras vinculantes y de manera importante para la percepción ciudadana, “estableciendo equidad en la seguridad alimentaria, medio ambiental, social, económica, energética y jurídica.

“Una vez estabilizadas las seis seguridades en un territorio con las necesidades comunes, tendrá mayor eficiencia el trabajo policial y de reinserción y con esto se recuperará la confianza ciudadana que mucho ha perdido hacia la autoridad”, expuso.

Del estudio realizado, el observatorio ciudadano concluyó que el robo de combustible se ha convertido, además, en un factor para que se disparen delitos de alto impacto en municipios cercanos como: Tehuacán, San Martín Texmelucan, Huauchinango, Teziutlán, Cuautlancingo, San Andrés Cholula, San Pedro Cholula, Atlixco, Amozoc y Puebla capital.

   


Visitas:


Encuesta




Nación & Mundo