Jorge Luis Preciado organiza otra fiesta en el Senado

Jorge Luis Preciado organiza otra fiesta en el Senado

Víctor Ballinas/La Jornada
.

El coordinador de los senadores panistas, Jorge Luis Preciado, aseveró en una entrevista radiofónica, que la fiesta que organizó el martes por la tarde en el Senado, “no fue para festejar a mi mujer –Yahumira Chaviano–. Sí, es cierto, ese día –el 4 de este mes– ella cumplió años, por lo que le pedí que me acompañara a una fiesta con el personal de la Junta de Coordinación Política”.

Negó que la fiesta que realizó el martes por la tarde, en la terraza, haya sido para festejar a su mujer. Fue una comida para el personal, y ahí uno de los asesores contrató el mariachi. La fiesta la pagué yo con mis recursos, fue de mi bolsa, esas cosas no se cargan a los gastos de la coordinación.

Sin embargo, en las fotos y videos de dicha fiesta, en la que tomaron vino y otras bebidas, se escucha al mariachi cantarle a la festejada. Incluso, por instrucciones del coordinador, personal de vigilancia del PAN y de resguardo, subieron al primer piso para retirar a los reporteros y fotógrafos que observaban la celebración.

Más tarde, entrevistado en el Senado, aseveró: “pagué 2 mil 500 pesos por la fiesta. La pagamos entre los cinco a los que nos tocó en la rosca de Reyes monito. Éramos como 20 en la fiesta. No hubo ningún otro senador más que yo”.

Sobre las bebidas alcohólicas que se sirvieron, dijo, aquí –en el Senado– tenemos dos restaurantes que sirven alcohol, muchos de los servicios los ofrecen ellos.

Preciado afirmó que la terraza ha sido utilizada por senadores de distitnos grupos parlamentarios para realizar cualquier evento, comidas, entre otras.

De nueva cuenta, Preciado realizó ayer otra “reunión en la terraza, ésta vez, para más de un centenar de trabajadores, con motivo –dijo– del Día de la Candelaria, ya que en enero partimos la rosca de Reyes y me tocó monito”.

La comida comenzó a las 15:30 horas, sin la presencia del coordinador panista. A la reunión sólo asistieron cuatro: Francisco López Brito, Fernando Herrera, Francisco Burquez y Daniel Ávila.

Preciado llegó a las 16:15 horas procedente de Querétaro. Saludó a los trabajadores y ofreció conferencia de prensa. Estuvo media hora, incluida la conferencia que ofreció y se retiró. Argumentó que tenía que ir al CEN del PAN.

Legisladores critican fiesta

El senador panista Javier Lozano sostuvo: No sólo no asistiré a esta comida a la que nos ha convocado , sino que manifiesto mi más enérgica molestia por la fiestecita privada que armó ayer el coordinador en la terraza de su oficina. No es únicamente su imagen la que hoy queda hecha añicos, sino la de todo el grupo parlamentario.

Molestó, el panista acusó: Es el abuso del poder político y el uso excesivo y grotesco de recursos públicos. Añadió que el tema será abordado en la reunión de su grupo parlamentario de este jueves previa a la sesión ordinaria.

A su vez, Héctor Larios manifestó: no voy a asistir. La Candelaria ya pasó.

Por su parte, los perredistas Miguel Barbosa, Luis Sánchez y Alejandro Encinas cuestionaron la fiesta del panista. Encinas dijo: “se pone un cerco policial cuando se pretende tomar el Senado, pero no cuando se viene a tomar al Senado”.

En la Cámara de Diputados también se habló del tema. Silvano Aureoles, coordinador del PRD, consideró que el respeto a la cámara ajena es la paz, pero se me hace extraño que alguien lleve a su familiar cercano, en este caso esposa, novia o lo que sea, a hacerle una fiesta en el Senado. Siento que eso es un poco traer la brújula perdida.

Por el contrario, Luis Alberto Villarreal, coordinador de los panistas en San Lázaro, y quien fue señalado por sus vecinos en Polanco de escandalizar con sus interminables fiestas, respondió con molestia: Me parece que hay temas mucho más relevantes en el Congreso de la Unión que ese suceso...

Sobre el mismo tema, el secretario general del PRD, Alejandro Sánchez Camacho, demandó que los órganos directivos del Senado investiguen si en el festejo se utilizaron recursos públicos.

Con información de Roberto Garduño, Enrique Méndez y Georgina Saldierna