El italiano despliega una energía que parece ilimitada...